Samuel Urtxaga Lario quiere dejar huella. Ateniéndonos a esta afirmación, no podría haber elegido vehículo de expresión más idóneo que el grabado. Sus obras, de temática variada aunque con puntos en común ineludibles para el espectador, son fruto del afán del artista por diseccionar su propia alma, buril en mano. Cada vez que éste se hunde en la placa de metal, ya sea cobre o zinc, penetra también en la carne, provocando una herida que acabará sanando únicamente cuando la obra esté finalizada. Pero el artesano, como prefiere ser llamado, no quiere curarse, todo lo contrario. Cogerá el buril de nuevo y lo aplicará vehementemente, con más fuerza, a más profundidad, hasta que el daño sea mortal y la obra imperecedera.

Datos técnicos:

Plataforma: Opencart
Idiomas: Inglés y Español
Pasarelas de pago: PayPal y transferencia
Para su creación se ha utilizado: HTML, CSS, PHP, JS (JQUERY) y MySQL